662 422 236 | info@altajoproducciones.com

Timoteo Mendieta, fusilado el 15 de noviembre de 1939, tras el término de la Guerra Civil Española luchó como sindicalista, por la igualdad entre los seres humanos. Sus restos, encontrados 78 años después en una fosa común en el cementerio de Guadalajara, desvelan la vulneración de derechos humanos, que 9 años después serían recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Al mirar las fotografías de su exhumación es imposible no pensar en la vulneración de los artículos 3 “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona” o al artículo 8 de la misma carta fundamental: “Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley”.

En España, hay 114.226 hombres y mujeres que permanecen en fosas comunes, sin haber sido identificados y enterrados de manera digna por sus familiares. Cumple el triste récord de ser el segundo país en el mundo en número de desapariciones después de Camboya.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú